3 de mayo de 2017

Bis

Había comenzado a pensar que su inspiración estaba tocando fondo.
“Dos microrrelatos a la semana, durante más de veinte años, son muchas historias para cualquiera”, se decía a modo de justificación; al tiempo que oía como le decían las tonterías de siempre: “No te abandones, tienes la rutina de crear, no puedes dejarlo ahora”. “Muchas veces antes sentiste que las ideas te abandonaban y mírate”. “La vida te inspirará como lo ha hecho siempre, sólo has de abrir los ojos”. “La imaginación no se agota, los cuentos seguirán fluyendo”. “Coge la hoja o ponte ante el ordenador. No seas perezoso”.
Poco después las voces que habitaban en su cabeza callaron de repente, decepcionadas y perplejas a un tiempo. Acaba de coger un microrrelato que ya había publicado en su blog hacia algunos años y lo estaba editando como nuevo. 

4 comentarios:

  1. Si tiene calidad, por qué no. Está bien actualizar lo que ha quedado atrás, vaya usted a saber por qué.
    Una reflexión con la que nos podemos identificar muchos
    Un abrazo, Luisa

    ResponderEliminar
  2. Actualizar los microrrelatos que sean considerados "los mejores", así como un cantante siempre canta la misma canción, hasta el hartazgo, que se convirtió en éxito.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
  3. De modo que... según y cómo, se puede actualizar, revisar, versonear; bueno es saber que... no es tan malo como parece a simple vista.
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Muchos años como para saber de cuando son los mucros :)
    Besos.

    ResponderEliminar