19 de abril de 2017

Historia de un desamor

            No era, ni es, ni será; y ni con suerte sería, tampoco eso.
            Es más, el que sea o fuera o fuese, no tiene importancia.
            Y, ni aunque ordenases que sea, llegaría a ser o terminaría siendo.

17 de abril de 2017

Micros publicados en El Definido a día de hoy

La revista digital El Definido, en su sección de microrrelatos, cuenta a fecha de hoy con algunos míos, a saber: Tiempo de más, El reencuentro, Señales y Primer deseo.
Sin embargo habrá más y no tardando espero.
¿Quieres participar tú, aportar tu granito de arena? En la parte de arriba encontraréis el botón “Actualidad”; y, en el espacio que se despliega la palabra “Microcuentos”, justo ahí es, no lo dudes y pincha.

14 de abril de 2017

Mascarada

Te quitaste el disfraz de adulto en cuanto nos casamos.

12 de abril de 2017

Reclamo, amenaza

El tiempo pasaba. Los días le pesaban siempre un poco más. Y cada vez que una de sus amigas le decía aquello de “estás mejor sola que mal acompañada”, ella se mordía las ganas de ser madre y el miedo de que se le hiciese demasiado tarde.
Mil veces había intentado encontrar una razón lógica que explicase por qué, tras algunas citas, los hombres invariablemente la huían. Nunca consiguió averiguar que el problema estaba en su propia casa, en aquel piso de soltera en el que una habitación para niños equipada hasta el último detalle, lejos de ser un reclamo, era una amenaza.

10 de abril de 2017

Contrasentido

            Queriendo matarse, no dudó en tirarse a las ruedas de aquel coche.
            Empezó a ver imágenes de una vida y también el muerto que dejaría detrás y el rictus triste de su rostro. Entonces, el conductor frenó, él ganó unos segundos preciosos y la vida de la que era espectador avanzó un poco más. Pudo comprobar, mirándola ahora en su conjunto, que su historia no era tan mala como habría creído siempre.
            Esa fue la razón por la que moriría con una sonrisa en los labios.

7 de abril de 2017

Un ángel

-No pude llegar antes, cariño, había un atasco terrible en la carretera por un accidente, eso creo. Tuve que esperar a que llegase la ambulancia, a las manipulaciones infructuosas de los médicos y a que me diesen por muerto.

4 de abril de 2017

Un libro, “Menguantes” se llama

            Ayer os conté que había ganado el Certamen Literario Internacional Hacia Ítaca 2017 con “Prisionera”, micro que ya forma parte de una antología, pero el premio no era ese; el verdadero premio es “Menguantes” el libro digital que distribuye Lágrimas de Circe, en el que encontraréis cincuenta microrrelatos míos, la mitad de ellos inéditos.
            Os dejo la portada y el enlace.

http://lagrimasdecirce.com/microrrelato/136-menguantes-microcuentos-.html

3 de abril de 2017

Prisionera

           Ya no podíamos contar con David, lo supimos en cuanto lo vimos acompañado y camino de casa. El juego había acabado; pero seguimos agazapados. Yo, porque no quería ser un chivato. Juan porque siempre hacía lo que Pedro y éste porque estaba asustado. En cuanto a Celia, ella, porque desde hace horas yacía demasiado inmóvil en el centro de un charco de sangre.
            Empezábamos a entender que el juego había terminado, puede que al poco de iniciarse, antes de que David y su madre se fuesen a casa, cuando Celia empezó a llorar y no la hicimos caso.

http://lagrimasdecirce.com/otros/134-hacia-itaca.html

(con este microrrelato gané el Certamen Literario Internacional Hacia Ítaca 2017, razón por la que aparece forma parte de esta antología; aunque el premio es mucho mejor, pero eso ya os lo cuento mañana)

31 de marzo de 2017

Amigo fiel

Con desesperación vio como el papel que había tirado en la calle comenzaba a seguirle. 

29 de marzo de 2017

Otra historia

No tengo hambre, gracias, dijo.
Insistí y se negó. Probé con amenazas, chantajes y chistes, intenté darle pena; y nada, ni por esas.
Harta y por el cuento, acabé mordiendo la manzana yo, la bruja de la urna. 

28 de marzo de 2017

Lectura de MicroEcos en la Hora del Planeta

           Cosas que pasan.
Se puso en contacto conmigo el grupo local WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) de Guadalajara (España) porque habían descubierto nuestros MicroEcos Ilustrados y querían saber si podrían utilizar algunos el sábado 25 de marzo, día en el que se celebró la Hora del Planeta. La idea era imprimirlos, leerlos y animar a la gente participara en el concurso de mircrorrelatos que habían organizado.
Evidentemente los dije que estaríamos encantados.
El mismo día 25 me dijeron los relatos que finalmente habían elegido, que son los siguientes:
-Lágrimas negras y Me nace naturaleza, Rosa M;
-Madre Selva, Miguel Díaz Mirón;
-Los que saben del campo, Nani Canovaca;
-Imperdonable, Mónica Brasca;
-Ventaja evolutiva y Beber para olvidar, que son míos.

Mira tú qué bien. Buenísimas noticias y buenísimos recuerdos, no se puede pedir más.

27 de marzo de 2017

Corchos

            Vivir es navegar sin saber nadar, desnudo y solo, anhelando hacer pie o divisar en el horizonte una porción de tierra. Y enamorarse, enamorarse es pretender nadar en una dirección concreta, acomodando el ritmo de las brazadas a las de alguien que permanece a flote de la misma tonta manera.

(microrrelato publicado el pasado día 24 de marzo en Cincuenta palabras)

24 de marzo de 2017

Llaman a la puerta

Es papá. Como zombi está resultando muy pesado. 

23 de marzo de 2017

El letargo

Sólo ellos las vieron: aquellas tres letras pidiendo socorro, escritas con sangre en la acera, junto a la ventana rota de un sótano inmundo. Las borraron orinándose sobre ellas, entre risas; sin embargo no lograrían eliminarlas definitivamente, las letras siguieron allí, dentro de su cabeza, junto al doloroso recuerdo de no haber hecho nada, de quizás no haber hecho nada nunca.
Hoy, años después, las noticias disparan directo a su memoria, las letras vuelven, están otra vez ahí, dolorosamente vivas, escritas una vez más por alguna de las personas encerradas en aquel sótano, exactamente las mismas. “Desarticulado un piso dedicado a la trata de blancas. En el barrio, los vecinos…”. 

22 de marzo de 2017

Un punto de apoyo

Ella siempre creyó que él sería alguien importante en su vida y que sus destinos acabarían tocándose.
El día que eso ocurrió, descubrió ante sí un hombre miserable que en nada se parecía al que ella había esperado.
Se encogió de hombros, sólo hasta ahí llegó su decepción. Pisó con la punta del pie el lugar del encuentro y, sin dudarlo, se impulsó con más fuerza que nunca hacia adelante.